Marketing Ético Digital

Antes de abordar el marketing ético digital, debería dejar claro lo que significa hacer marketing. Pensarás que es sólo publicidad.

Y no vas desencaminada/o, pero no sólo. El marketing trata de abordar todos los aspectos que puedan ofrecer valor.

Te lo explico a continuación.

¿Qué es el Marketing Digital?

Una de las definiciones de marketing que más se acerca a cómo yo lo veo es:

Es la ciencia y el arte de explorar, crear y entregar valor para satisfacer las necesidades de un mercado-objetivo con lucro. El Marketing identifica necesidades y deseos no realizados. Define, mide y cuantifica el tamaño del mercado identificado y el potencial de lucro.

Philip Kotler

¿Ciencia? ¿arte? no lo sé. Pero todo lo demás lo veo así.

Es un cúmulo de acciones que llevas a cabo con un objetivo. El objetivo además del económico, es el de generar confianza en lo que se vende, y en quién lo vende.

Y la fórmula para que el marketing sea eficaz, es ir estudiando continuamente el impacto que tiene cada medida que adoptamos. Medir es la forma correcta de saber si vas por el buen camino.

Yo me dedico al Marketing Digital, con lo que llevamos al terreno informático y de internet toda esa explicación.

En el medio digital contamos con muchas herramientas que ayudan a saber si lo estamos haciendo bien, casi desde el primer momento.

Cambiar la forma de llegar a tus clientes

En mi caso como trabajadora y como consumidora, me he encontrado a menudo con prácticas de dudosa ética profesional. ¿Y tu?

Hay muchas formas de elaborar una campaña de marketing y de llevarla a cabo. Muchas prácticas con las que estar de acuerdo, y muchas a las que oponerse. Muchísimas!

Oponerse no sólo en el sentido ético de la palabra. Que también. Oponerse por ejemplo, a técnicas de marketing invasoras, que saturan tu correo electrónico (o peor, el buzón de casa), con un montón de información que no has pedido.

A menudo me he inscrito en una oferta puntual, y he comenzado a recibir correos de empresas que no conozco, a las que claramente no cedí mis datos.

Ahora una práctica así ya no es sólo molesta. Es ilegal, gracias a la LOPD (Ley Orgánica de protección de datos).

Con el tiempo, los consumidores hemos «educado» a las empresas en que no nos gustan esas prácticas. Y gracias a ese periodo de educación, ahora las empresas no pueden venderse los datos de clientes entre ellas.

Estar en contra de ese y otros muchos tipos de técnica de venta es, en parte, estar interesado en hacer un marketing Ético.

¿Qué es exactamente el Marketing Ético?

Este tipo de Marketing Responsable, se considera más una filosofía que una estrategia de marketing.

Es un enfoque diferente al habitual ya que, en el proceso de comercialización, no se centra únicamente en lo beneficioso que puede ser el producto o el servicio para el cliente particular.

También tiene en cuenta el impacto social y o ambiental que la empresa pueda tener. Y nace a partir de la Responsabilidad Social de las Empresas. 

Para que me entiendas. Desde el primer momento, en el departamento de publicidad, se garantizará la ética y la integridad de la empresa. Y para que se garantice de verdad (no sólo como truco para subirse al carro), es indispensable que todo el conjunto de la empresa, sus trabajadores, procesos de fabricación, valores, etc, sean igualmente, responsables transparentes y comprometidos.

En el proceso de creación de una campaña publicitaria se tendrá en cuenta, obviamente, el punto de vista comercial. El rendimiento del anuncio debe ser el que estamos buscando.

Pero no será a través de una técnica que divulgue las dichas y bondades de un servicio, pero después, lo que recibe el consumidor es de poca o nula calidad. ¿Nunca te ha pasado?

En definitiva, se trata de llegar al cliente poniendo las cartas boca arriba. Ofreciendo un gran servicio y/o producto, cumpliendo con lo pactado, estando a favor de una comunicación clara entre tú y tus consumidores.

Hoy en día la mayoría de esta comunicación se desarrolla en internet. Con lo que se acuña el término Marketing Ético Digital

Los consumidores agradecemos un marketing responsable

Las empresas deben asumir responsabilidades sobre cómo comercializar y sobre cómo se consume su producto o servicio. Ya sea en el proceso de diseño, fabricación o comercialización de éste.

Si te informas verás que, cada vez hay más sentencias judiciales, que responsabilizan directamente a la empresa de las consecuencias generales del uso de su producto.

Por poner un ejemplo:

Imagina que tienes una heladería y te da por pensar en el impacto ecológico que puede tener el uso de cucharillas de plástico en los helados.

Pues advertir ese hecho, lo que sucede cuando el consumidor sale de tu tienda con una cucharilla que puede acabar en el suelo, es estar involucrando a tu heladería en una responsabilidad para con el medio ambiente. Y por lo tanto te abre las puertas a incluir en tu publicidad una estrategia de marketing ético.

Si tu heladería explica en su publicidad que ofrece una alternativa ecológica, que tiene en cuenta el problema del plástico, en la mayoría de los casos el consumidor lo ve con buenos ojos, lo aprueba. Y lo que es mejor, le gusta formar parte de tu idea solidaria con el medio ambiente.

El consumidor saldrá de tu local sabiendo que la alternativa a la cucharilla es sostenible, y como te compra a ti, está contribuyendo a la causa.

¿Vas viendo de lo que se trata?

Cuando una empresa pone a disposición de la Responsabilidad Social todos sus canales de comunicación, y cuando lo implementan en el desarrollo de su actividad diaria, facilitan enormemente los procesos de gestión y administración. Así como aumenta la eficacia de sus objetivos comerciales.

Prácticas deshonestas habituales

¿Has vivido alguna de estas situaciones alguna vez?. Lamentablemente es mucho más habitual encontrar este tipo de prácticas en empresas y organizaciones de lo que nos gustaría.

Seguramente, intentar que una empresa que cumple con esas cuestionables prácticas, cambie su modelo de negocio, es una tarea inabordable.

«El lado oscuro de la fuerza» lo podríamos llamar. Muy pocos de los que cruzan esas líneas pueden salir de él. Han encontrado notoriedad y beneficios rápido, aunque haya sido a costa de dinamitar su reputación y perder la confianza del consumidor.

Lo que está claro es que un cliente insatisfecho rara vez volverá a comprar. No hablará bien del producto y por lo tanto, aunque la empresa consiguió el objetivo vendiendo, a largo plazo no es una buena estrategia de negocio.

Es la sociedad normalmente la que establece la diferencia entre un comportamiento aceptable y uno que no lo es. Y aunque definir la linea de lo ético a veces puede ser complicado, todos estamos de acuerdo en que las prácticas descritas anteriormente, habrían rebasado esa línea a zancada de Usain Bolt.

¿Cómo introducir el Marketing Ético digital en tu proyecto?

En tu caso haces bien las cosas. ¿Verdad?

  1. Te has formado en tu profesión adquiriendo los conocimientos que te han llevado a hacerlo estupendamente.
  2. Tienes ilusión cada día por trabajar.
  3. Has tenido una idea.
  4. La has llevado a cabo.
  5. Tienes tu producto, tu profesión.
  6. Has conseguido algunos clientes
  7. Les gusta.

Ahora es el momento de pensar en los consumidores.

Necesitamos saber qué tipo de cliente tienes, qué le gusta, qué espera encontrar, cómo prefiere consumir tu producto.

En la pestaña Encuestas, encontrarás unos ejemplos de formularios para clientes, y también para empleados. Puedes hacer una simulación ahí mismo.

La información que obtengas será relativa. La gente cambiamos continuamente de comportamiento o de gustos. Lo que no facilita nada la labor de un marketero.
Así que le daremos vueltas a toda la información recogida, hasta encontrar la palanca que arranque tu proyecto.

Cuando te planteas crear una campaña de marketing en redes sociales o una tirada de flyers para promocionarte, seguramente te estás preguntando si conseguirás el objetivo que te has propuesto.

Me gustaría que además, te preguntes si cumple con las espectativas que estás creando. Si el cliente lo encontrará tan útil, beneficioso, bonito (inserte adjetivo aquí jsjsjs) como tú lo estás vendiendo.

Guiarse por esos objetivos establece un estándar muy superior. Pero es que los consumidores demandamos mejor calidad en todo lo que consumimos. Y la publicidad es parte de ese consumo. Las estadísticas ya están marcando al alza que la intención de compra de un consumidor, se traduce en venta cada vez con más frecuencia si la empresa que lo comercia sigue un marketing ético y responsable.

¿No tienes aún presencia en internet?.
Por eso has llegado hasta aquí ☺
Contacta conmigo y te informo de lo que necesites

Por favor continúa visitando este blog de Marketing Ético Digital y canales adicionales como Facebook y YouTube 

para estar al corriente de cómo puedo ayudarte.